jueves, noviembre 30, 2006

Mi trabajo es un petardo

Cada vez que cambio de empresa o de proyecto (palabra rimbombante con la que definimos los informáticos las tareas que se nos encomiendan), me pregunto si por fin habré dado con algo que me satisfaga (aunque sólo sea un poquito), pero a los pocos días (a veces el primero) me doy cuenta de que no, las cosas siguen siendo un desastre y yo me siento incapaz de contribuir a cambiarlas.

Esa inquietud me mueve a seguir buscando lo que tal vez no exista (me parezco a ZP en su búsqueda de esa quimérica paz negociada con ETA) y, con ayuda de esa gran herramienta que es infojobs.net (y otras muchas), me basta actualizar mi currículum y, dependiendo de cómo se comporte el mercado, me llaman sin más o hay que dedicarse a buscar ofertas que a uno le satisfagan. El caso es que de las ofertas que veo no me satisface ninguna porque en todas ofrecen cosas muy bonitas que no tienen nada que ver con la realidad o que son, sencillamente, bobadas (posibilidad de desarrollo personal y profesional, excelente ambiente de trabajo, etc.) y solicitan otras no menos necias (gente con ilusión, con ganas de aprender, proactivas, etc.).

La verdad es que, dada la bonanza económica que vivimos (gracias a nuestro gobierno de progreso, por supuesto), ahora basta actualizar el currículum para que haya alguien que te llame para concertar una entrevista. Uno se siente como si fuera un artista de éxito, se te rifan. En mi caso, con los catorce años de experiencia que avalan mi gran profesionalidad (eso debería decirlo en las entrevistas, pero opto por reconocer mi gran incompetencia y así me va), los entrevistadores se emocionan al ver la interminable lista de conocimientos que mi currículo enumera, pero cuando les digo que eso que hay escrito no es una lista de lo que sé sino de lo que he hecho en mi vida, se desdibuja su sonrisa. No obstante, ellos siguen preguntando cosas, pero ya con un tono más distendido, quizá porque ya saben que no soy su candidato ideal (la capacidad de mentir suele ser una virtud muy valorada en el entorno laboral) y no necesitan ponerme a prueba para ver cómo reacciono ante situaciones tensas.

A partir de ahora intentaré aplicar las técnicas que he aprendido de tantos y tantos maestros en paripé que he tenido a lo largo de mi vida y ya os contaré los resultados.

martes, noviembre 21, 2006

Largo, duro y difícil

Llevamos ya unos meses con el tema del famoso “proceso de paz” con ETA y a cada escollo que surge en el mismo (¿ha habido algo que no haya sido un escollo?) nuestro presidente y nuestra vicepresidenta espetan con gran dignidad algo así como: “Se dijo al comenzar el proceso de paz que éste sería largo, duro y difícil”.

Ciertamente. Se dijo tal cosa, se repite y se repetirá una y mil veces pero, yo me pregunto, ¿de verdad basta con eso para seguir adelante con esta birria de proceso?

Como decía hoy en algún otro blog o en alguna charla con los amigos, si esa frasecita la colocamos delante de cualquier cosa que pretendamos hacer, podremos siempre justificar nuestros repetidos fracasos diciendo que ya anunciamos que “el proceso sería largo, duro y difícil”.

A pesar de lo ocurrente de la frasecita y de su gran valor para justificar imposibles, a mí me gustaría que me dijesen de una vez en qué consiste ese proceso tan largo, duro y difícil y, a la vista de lo bien que se están portando los malos (solo roban armas, azuzan a sus chavales para hacer el salvaje en las calles y amenazan al gobierno con su habitual chulería). Me cansa tanto rollo con eso de que lo que se haga tendrá como límite la ley y la constitución y que, finalmente, sigan sin decir ni una sola cosa de las que se ofrecerán a cambio del abandono de la violencia y de las armas. En cambio, lo que pide ETA lo sabemos todos muy bien. Ellos no ocultan nada de nada (¡qué grandes son!).

El caso es que, a pesar de lo poco que sabemos, la palabra paz (pronunciada con solemnidad por Don José Luís) parece ser suficiente para una gran masa de españoles (o personas que habitan en España aunque no quieran ser españoles) que, aún sin saber ningún detalle de lo que se negociará, aplauden enfervorizados el “largo, duro y difícil” trabajo que nuestro paladín está haciendo.

Y tras este discurso sólo me queda proponer unos vítores para que veáis que, a pesar de mis diferencias con ZP, yo también lo admiro:

¡VIVA ZP!
¡VIVA LA PARIDAD!
¡VIVA LA ALIANZA DE CIVILIZACIONES!

sábado, noviembre 18, 2006

Kashuma ataca de nuevo

Kashuma (o cómo quiera que se llame nuestro simpático japonés) ha vuelto a actuar. Su nueva víctima, Nacho, ha aportado un nuevo comentario al artículo de mayo en el que glosaba mi experiencia con el músico japonés con coleta.

Al parecer Kashuma ha timado a nuestro amigo (toda mi solidaridad para contigo, Nacho) en la zona de Carabanchel. Por lo que sabemos hasta ahora, llevamos identificadas tres víctimas: Una en la zona del barrio de Salamanca (por Goya), otra (yo mismo) en Valdebernardo, y la tercera en Carabanchel. Hay otros dos que informaron de haber sido timados o conocer a alguien que lo fue, pero no dan detalles del lugar.

Lo pintoresco de nuestro timador hace improbable que repita zona, así que en esos tres barrios no creo que haya peligro. Desde nuestro blog avisamos al quienes pululan por otros barrios para que estén ojo avizor por si un japonés con coleta y la dentadura un tanto amarillenta (¡El tabaco es muy malo!) intenta aprovecharse de su bondad.

Quién sabe si, en algún momento, este simpático timo trasciende a los medios de comunicación y las víctimas acabamos sentadas en el sillón de Patricia (la de “El diario de Patricia”). Aunque, bien pensado, lo mejor sería que acabásemos siendo entrevistados por Emma García en “A tu lado” o por Cantizano en alguno de sus múltiples programas (según creo pagan mejor). Incluso podrían ponernos el polígrafo para que “toda España” (casi todo el que sale en la tele tiende a pensar que lo ve toda España ¡Qué ególatras solemos ser!) sepa que nuestra historia es verídica.

Estimado Nacho, si vuelves a ver a Kashuma dale recuerdos de parte del calvo de Valdebernardo y dile que, a pesar de que me timase, no le guardo rencor porque gracias a él he pasado momentos gozosos relatando mi aventura y comprobando la hilaridad que generaba en mis interlocutores.

P.D.- Si os animáis podemos fundar una asociación de víctimas de Kashuma. Podemos registramos como ONG y es probable que alguna subvención nos caiga. Después de todo lo de “Kashuma” suena a huracán o tormenta tropical, así que seguro que si abrimos una cuenta corriente tendremos benefactores a mansalva. Incluso podríamos conseguir que alguien organizase un tele-maratón para recaudar fondos para nuestra causa. Hablaré con Leticia Sabater para ver si quiere presentarlo en Canal 7.

ACTUALIZACIÓN 13-05-2010

Han tenido que pasar cuatro años de actividad timadora de nuestro amigo, pero, al final ¡Kashuma ha sido atrapado! Nuestro intrépido amigo Agustín, ayudado de un confidente que localizó al japonés de los dientes amarillos, pudo dar caza al músico timador y ponerlo en manos de la policía. Podéis leer la historia aquí.

¡VIVA LA ACCIÓN CIUDADANA!

jueves, noviembre 09, 2006

Paridad en las señales de tráfico (¡Qué memez!)



La memez de algunos de nuestros políticos llega a grados tan desorbitados que a veces siento que Libertad-Diodenal es un club de eruditos cuando comparamos nuestra necedad con la de los mencionados gestores públicos.

Jamás hubiese podido pensar que a alguien pudiera ocurrírsele una idea tan sumamente estúpida como la de llevar la "paridad de sexos" a las señales de tráfico. Pero sí, eso que oís ha ocurrido en el Ayuntamiento de Fuenlabrada, y encima parece que están orgullosos de su logro.

Los monigotes que aparecen en las señales son figuras esquemáticas, simbolizan personas y, que yo sepa, las personas pueden ser hombres y mujeres (de la orientación sexual que les dé la gana). ¿A quién le importa que el monigote lleve falda o pantalón, calva o coleta? ¿Pero es que nos hemos vuelto locos?

Lo que más me asusta es que, después de hacer realidad le estúpida idea de un memo (arropado por la mayoría de los concejales del ayuntamiento, memos también), a alguien se le ocurrirá decir que esas figuras tienen estilo occidental y que no reflejan la realidad islámica porque las mujeres de esa religión no lucen coleta ni falda tan corta. Y como la memez es algo que crece día a día, habrá quien supere en estupidez a los anteriores "genios" y se invente una nueva variedad de señales en las que aparezcan mujeres con velo y hombres con turbante y barba.

Y, siguiendo con esta realimentación estulta, alguien propondrá que se coloreen las figuras con banderas de las distintas nacionalidades (mundiales y autonómicas) de todas las personas que, ocasionalmente, pueden circular por las calles de esa ciudad (la bandera arco iris del colectivo homosexual también tendrá cabida, claro).

Yo no sé si es que vivimos demasiado bien y ya no sabemos qué inventar para estar ocupados o si, por el contrario, los problemas son tan graves y complejos de solucionar que quienes consiguen un sueldo de concejal, diputado, senador o algún otro cargo político, ante la incapacidad de resolver nada, optan por dedicarse a marear la perdiz con gilipolleces como la que hoy nos ocupa o con otras como poner multas a quienes no rotulen los carteles de sus establecimientos comerciales en el idioma que decida el simpático de turno (eso pasa en Cataluña según creo).

Amigos de Libertad-Diodenal, la estulticia está de moda, detallad en vuestro currículo todas las tonterías que hayáis hecho en vuestra vida y, tal vez, podáis llegar a puestos administrativos bien remunerados.

Buscando cosas relativas a esta iniciativa tan "revolucionaria" he encontrado otra que han ideado en Dinamarca en la que también se asocian señales de tráfico y mujeres, no obstante me temo que este método de llamar la atención de los conductores no sería bien visto por los amantes de la "paridad".

Posted by Picasa